Friday, March 21, 2008

EL PUENTE DEL BESO

EL PUENTE DEL BESO

EMMA ROSA RODRÍGUEZ



Dice el poeta asturiano Casimiro Cienfuegos en su entrañable poema dedicado a la Villa Blanca de la Costa Verde:

Hay en un tajo de la roca viva

Que el mar abrió tal vez en sus enojos

Un lindo pueblo de hermosura esquiva

Que nunca entero muéstrase a los ojos.

Lo parte en dos por gala y bizarría

Un río con sus aguas transparentes

Que fluye sin cesar con armonía

Bajo los arcos de sus siete puentes…

Y uno de esos siete puentes, el que cruza el río desde las cercanías de la Iglesia hasta el paseo de las playas, es el llamado Puente del Beso, nombre que toma de una hermosa y trágica historia de amor acaecida en Luarca hace muchos, muchos años:

Eran tiempos de piratas y corsarios que atemorizaban a los pueblos costeros atacando a todos los barcos que se ponían a su alcance.

Así fue, que desde las costas de Argel subió una pequeña flota de piratas berberiscos hasta el Mar Cantábrico y allí se adueñaron de la costa asturiana comprendida entre Avilés y Navia asaltando y sembrando el terror por todo el litoral. Al mando estaba el temido Cambaral, capitán moro, famoso por su crueldad y por el ingenio que mostraba en sus ataques y, esto, sumado a la maniobrabilidad de las ligeras y rápidas naves berberiscas le habían convertido en invencible, ya que ni las tropas del Rey que habían intentado más de una vez acabar con los corsarios habían conseguido atraparlo.

Ante la terrible situación en la que se veían sumidos los marineros y sus familias el señor de la fortaleza La Atalaya de Luarca decidió tomar cartas en el asunto, reunió a sus más fuertes guerreros y camuflados hombres y armas entre los pescadores y sus aparejos, se hicieron a la mar a esperar el ataque de los piratas. Cuando éstos avistaron la flotilla de pesqueros e intentaron el asalto, de las inocentes barcas salieron los hombres armados y preparados para la guerra consiguiendo vencer a los piratas gracias a su estratagema. Después llevaron a Cambaral cubierto de cadenas a la fortaleza y lo encadenaron en la mazmorra en espera de que las tropas reales lo vinieran a buscar.

El señor de La Atalaya tenía una hija bella y joven, con un corazón muy noble que, viendo el lamentable estado del capturado se brindó a curarle las heridas.

Y quiso el destino que la muchacha y el capitán pirata se enamoraran perdidamente, hasta tal punto que, sabiendo el destino que le esperaba al moro, ambos decidieron fugarse para vivir su historia de amor.

Meciéndose en las alas de la inconsciencia y el ardor juvenil, sin planificar su huída, se escaparon de la fortaleza y poco a poco escondiéndose entre los recovecos del camino fueron bajando por empinadas callejuelas hasta llegar al muelle, allí buscaron la nave pirata pero antes de alcanzarla, el padre de la doncella que se había percatado a tiempo de la fuga, ya les estaba esperando con sus hombres.

Los amantes, al darse cuenta de que no tenían escapatoria, se unieron en un apasionado beso y fue entonces, cuando el padre de la joven, ciego de rabia, desenvainó su espada y de un certero tajo segó las cabezas que, unidas, cayeron al mar, siguiéndoles los cuerpos que, enlazados en un eterno abrazo, se fundieron con las frías aguas del océano…

Y así fue, que años después en el mismo lugar en que los amantes perdieron la vida se construyó un puente al que llamaron El Puente del Beso en honor a los jóvenes. En la actualidad y después de pasar por varias reformas dicho puente sigue existiendo, así como también parte de la muralla de la fortaleza y el barrio aledaño que se llama El Cambaral.

Emma Rosa


5 Comments:

At 2:34 AM, Blogger Virginia said...

Un romántico y poético relato que bien merece su recuperación para que podamos disfrutarlo, gracias Emma por hacerlo y compartirlo. Un abrazo. Virginia

 
At 1:16 PM, Blogger Olga S.Isidro said...

Primero felicitarla por su blog, hoy entre por primera vez porque me encantan las leyendas, y esta del Puente del beso, no la conocía, si que conozco el poema de Casimiro Cienfuegos, pero el resto no.
¡Es preciosa!
Volveré para leer detenidamente sus otros cuentos y leyendas, y si no le importa pondré su link en mi blog. Un cordial saludo.

 
At 12:32 PM, Blogger Pilar said...

¡qué bonita esta leyenda y qué romántica!

 
At 4:16 AM, Anonymous saraftw said...

Preciosa. Me encanta como está narrada. Yo soy de Luarca, pero nunca la había oído así relatada. muchas gracias

 
At 1:37 PM, Blogger Toni said...

Hola. Existe una canción del grupo asturiano Avalanch llamada Cambaral que relata lo sucedido.

Un saludo

 

Post a Comment

<< Home